El liderazgo y las próximas elecciones regionales y provinciales y distritales.

El liderazgo y las próximas elecciones regionales y provinciales y distritales.

August 1, 2017
|
0 Comments
|

 “Las siguientes elecciones regionales, provinciales y distritales, serán un nuevo reto, con ciertas variaciones, las mismas que presentarán un mayor tiempo de campaña, por la propia norma vigente, que implica tomar medidas previas, como la renuncia a organizaciones políticas con las que no se fueran a participar, un año antes de la convocatoria de las elecciones.”

 

Enzo Elguera Echegaray

Las siguientes elecciones regionales, provinciales y distritales, serán un nuevo reto, con ciertas variaciones, las mismas que presentarán un mayor tiempo de campaña, por la propia norma vigente, que implica tomar medidas previas, como la renuncia a organizaciones políticas con las que no se fueran a participar, un año antes de la convocatoria de las elecciones.

La figura, de trasfondo, es en fortalecer las organizaciones políticas, pero en vez de ello, y aunque la vaya de firmas haya subido, solo ha logrado desanimar a quienes menos recursos financieros y logísticos tienen para formar una organización política.

Sobre sus campañas políticas, aún existen criterios técnicos que normalmente no se aplican o comparten, dado que la visión por lo general es en muchos casos el de los candidatos todistas, los que son su propio jefe de campaña, y su propio secretario de economía, y acaparan las principales funciones, y están lejos de entender, que quien es el candidato, no debe tener otra función, sino aprender a delegar y hacer crecer a su organización. En efecto, esto marca la principal diferencia, entre un candidato líder y un candidato que representa un caudillo, cuya posible organización es únicamente para nacer y morir con él, cuya razón de su organización morirá con su poder dentro de la política y la cuota de poder que pueda conseguir.

El liderazgo, su formación y su desarrollo representan una cualidad muy importante, porque de ello depende mucho, la formación del futuro de la organización política. Sin embargo, en muchos jóvenes, su primera experiencia política, la cual, para algunos termina siendo decepcionante ante dos posibilidades:

Si el candidato y jefe creador de la organización política no llega al poder en la primera postulación y sus miembros se dan cuenta, que este, después de la campaña política no mantiene ni agradece a sus bases y deja de lado a todos sus miembros de la organización, terminando con la mística creada, dividiendo a sus seguidores y terminando captados por otros candidatos que les ofrezcan una mejor oferta laboral o de convocatoria.

La otra posibilidad, es que el candidato y jefe de la organización política, que llega al poder y le da trabajo a una parte de los de su organización y otra no puede entrar, en principio porque el gobernador o alcalde anterior y cada predecesor dejó cierto número de trabajadores fijos, entonces, estos colaboradores, que en algunos de los casos se les ofreció trabajo, se quedan esperando y algunos hasta terminan resentidos, como es natural, mientras que la otra parte, se conforma con buscar otro tipo de empleo, manteniendo la simpatía por el jefe de la organización política, esperando la siguiente campaña, que actualmente con la no reelección en la misma jurisdicción les aumentó el grado de dificultad, porque antes sólo bastaba una gestión buena o medianamente calificada y repetir la siguiente elección en la misma circunscripción: distrital, nacional o regional, sin embargo ahora, si no hizo una buena o excelente gestión, además de no manejar las formas políticas de modo sobresaliente, se le cierra muchas posibilidades para poder ir a la siguiente circunscripción a competir con otros tan o más éxitos en su última gestión o incluso nuevos en política que van directo a competir sin ninguna carga política negativa. Entonces, cuando, perdiendo sus siguientes elecciones, no puedes hacer más, la mayoría deja de querer invertir y gastar en cualquier tipo de organización política, esperando su siguiente oportunidad y otros, cierran su ciclo renunciando para siempre a la política y dando por finalizado cualquier tipo de organización política que los respaldó, lo cual, lejos de ser un promotor y pensar en la nueva promoción de políticos, como mentor y nuevo impulsador, sólo se retira con buen discurso y algunas entrevistas en los medios.

Lo que termina desanimando a cualquier joven que se ve como un tonto útil y motivando a nuevos caudillos. Fuera de esto, mal harían los partidos tradicionales en echarle la culpa a las organizaciones políticas nuevas o caudillistas, porque en buena parte, sus principales líderes han sido militantes desengañados, desilusionados, con falta de promoción y espacio político, por conservar a quienes siendo más antiguos y muchos de ellos sin ganar una elección fuera de su partido, si es que en las internas del partido no amañaron elecciones en bloque o con representantes que alguien termina finalmente manejando y evitando “un militante un voto”, y por el mismo problema en común con las organizaciones nuevas: la falta de liderazgo, nuevamente. Así la falta de liderazgo, nos multiplicó desde los partidos tradicionales inicialmente a ser creadas las otras organizaciones políticas nuevas, siendo muy pocas las que han continuado a lo largo de los años con activismo.

BY: IMASOLU SAC