Escribe: Enzo Elguera Echegaray.

Admiro a la mayoría de docentes de quienes he tenido la suerte de haber sido educado, del motivaron a pensar con criterio propio y liderar opinión para mostrar el camino que no necesariamente la mayoría ve o acepta, porque ahí están los verdaderos retos y el auténtico liderazgo. Se que los profesores no ganan bien y que en otros países hasta pueden ser los mejores remunerados. Pero, lamentablemente la mayoría de ellos no pueden darse el lujo de poner en jaque la economía del país por 3 razones: no están debidamente preparados y promueven la mediocridad en sus evaluaciones, y muchos quieren ganar más sin que sean evaluados. Se olvidaron de la vocación, y niegas 2 realidades: a muchos les pasan los exámenes de evaluación desde sus direcciones de educación traficando con la evaluación y en vez de pedir evaluaciones objetivas para promover a quienes están preparados, sólo promueven la mediocridad porque muchos prefieren mantenerse en el nivel académico que están porque les parece mucho trabajo educar y tener un hogar y obligaciones de carácter familiar o personal. Por si fuera poco algunos directores en convenio con profesores alejan a los alumnos de peor rendimiento académico al momento de la evaluación nacional del alumnado.

Fotografía de la huelga de docentes 2017 en la Plaza San Martín, Lima.

 

Hago la excepción con muchos que son víctimas del sistema político y de sus gremios oportunistas que piensan en sus propios beneficios y beneficios muchas veces exclusivos de sus propios agremiados.

Si el gobierno quiere hacer una verdadera reforma llegó el momento, no se puede hacer tortilla sino rompemos huevos: evaluación objetiva directamente del MINEDU a nivel nacional sin pasar por el apoyo de las DREs (en muchos casos con algún funcionario corrupto que las comercializa por lo bajo), que le suba el sueldo a quienes realmente califican y evaluaciones de monitoreo de clases, para que la formación no sea académica únicamente sino sea evaluada en la práctica bajo el criterio más importante: motivación y el arte de llegar hasta el alumno más distraído y finalmente, el que no acepte esos criterios, que se dedique a otra cosa, porque es el único modo de eliminar mediocridad y corrupción por parte de los docentes y ciertos funcionarios, quienes finalmente son trabajadores del Estado y merecen un trato digno y con respeto, pero, que no olviden su esencia de educación y respeto a los valores más fundamentales de nuestra sociedad. Sólo ese es el único camino a iniciar una reforma educativa y separar la paja del trigo y mejorar nuestra sociedad.

Fotografía: Diario Perú 21.